¿Qué es Mindfulnessfood?

Mindfulnessfood un #estilodevida

Aunque la traducción literal sería: “atención plena a la comida”, subyace el mensaje de la toma de consciencia y la conexión con nuestro cuerpo, de asumir la responsabilidad sobre nuestro bienestar y salud, tomando parte activa.

Y asumir esa responsabilidad comienza poniendo consciencia. Iniciar un proceso de autoconocimiento que nos lleve a una vida más saludable, pero de manera sostenida, en lugar de enfocarnos en una dieta temporal ligada a la báscula o a cualquier otro parámetro métrico. Por eso no estamos hablando simplemente de una dieta para adelgazar, sino de un plan nutricional implementado desde la flexibilidad y el autocuidado, (no desde la autoexigencia, la obligación o la imposición) que te llevará a la consecución de tus objetivos de forma más equilibrada. 

Y este camino siempre es mejor de la mano, en compañía.

El primer paso es una elección personal, de amor y cuidado hacia uno mismo, una decisión desde la autoescucha y la coherencia. 

La vida es una sucesión de decisiones. A cada instante realizamos elecciones que tienen un resultado determinado y dejamos de elegir otras opciones. Cada una de esas decisiones marca y condiciona el resultado. Cada una de esas decisiones determina nuestro futuro.

Si te eliges en este instante y decides poner el foco en ti, en las señales de tu cuerpo y en la implementación de hábitos bajo la premisa de la salud, TE ACOMPAÑO.

Te cuento mi enfoque

Creo en lo que decía Hipócrates,
«Que tu medicina sea tu alimento y el alimento, tu medicina».
Hipócrates también creía en la PREVENCIÓN como el mejor modo de evitar la enfermedad. Implementar hábitos de vida más saludables para no tener que llegar a desarrollar ninguna sintomatología o desequilibrio.

Bajo esta premisa, hablamos de nutrición sin caer en el reduccionismo. No sólo la alimentación determina nuestra salud, existen otros muchos condicionantes a los que hay que poner atención, desde una perspectiva global. Todos los estímulos que nos rodean nos nutren: el aire que respiramos, el sol, la naturaleza, las conversaciones que tenemos, los libros que leemos, las personas de las que nos rodeamos… todos y cada uno de los estímulos que llegan a nuestro cuerpo nos nutren, los integramos y nos condicionan.

Por todo esto, es importante prestar atención a la elección consciente de esos estímulos, ya que nos nutrimos de todos y cada uno de ellos.

Mi propuesta parte de la alimentación en esa búsqueda del bienestar, pero sin obviar el resto de factores que determinan la salud.

Después de años de estudio y experimentación, elijo lo sencillo, lo natural, lo simple. Por supuesto, existen sinergias entre determinados alimentos o modos de cocinarlos que nos hacen aprovechar al máximo sus propiedades nutricionales, pero, creo que debemos equilibrar también el tiempo y la energía que invertimos en la cocina y en el resto de nuestra vida.

«No gastes más tiempo en la preparación de los alimentos que para consumirlos». Pitágoras (582-497 a. C.)

La frase “menos es más” es clave en la alimentación ya que, en la sociedad actual, nos hallamos en el extremo de los excesos. Está claro que la industria alimentaria prefiere que comamos más, y esto es el origen de muchas de las patologías y problemas de salud que se dan en la actualidad. Pero nuestro cuerpo no nos pide gran cantidad de alimentos, sólo la calidad y cantidad necesaria para poder extraer los macro y micronutrientes necesarios para el correcto funcionamiento de nuestro organismo.
La naturaleza nos proporciona todo lo que necesitamos, no es necesario añadir mucho artificio.

«¡Dejad lo natural -en lo posible- natural!» Doctor W Kollath

El ritmo de vida actual nos lleva a caer en lo fácil, lo cómodo y rápido a la hora de realizar nuestras elecciones. De ahí la importancia de poner mayor atención a cada una de esas decisiones.

“Lo que no estás cambiando, lo estás eligiendo”

¿Qué eliges?

¿Que ofrece Mindfulness food?

Habitamos un cuerpo físico. No podemos negar que lo que ingerimos será lo que construya las células que conforman nuestros tejidos y órganos. De ahí que la base sea siempre la alimentación, partiendo de un organismo e intestino limpios y una microbiota variada, que nos permitan absorber correctamente los nutrientes necesarios para que nuestro cuerpo pueda entrar y salir de su homeostasis (equilibrio) con el menor gasto energético.

Pero no sólo la alimentación determina ese equilibrio, somos un ser holístico, interrelacionado.

Necesitamos el sol y el aire puro, hacer ejercicio físico, descansar suficiente, tener contacto con la naturaleza y con otras personas y gestionar el estrés inherente, muchas veces, al ritmo de vida actual.

Y para mantener el sutil balanceo de ese equilibrio, necesitamos herramientas. Éstas nos ayudan a sostener en el tiempo hábitos saludables, un estilo de vida que determinará nuestro bienestar y salud a corto, medio y largo plazo.

Mi objetivo es dotarte de las herramientas necesarias para que implementes esos cambios que te ayuden a llevar un estilo de vida saludable. Herramientas personalizadas, ajustadas a tus necesidades, derivadas de un proceso de escucha y atención en el que te acompaño, para que te sientas apoyad@, yo estaré a tu lado. Todo es más fácil de la mano. Yo te acompaño en el camino, pero eres tú quien va a recorrerlo.

En este proceso prestaremos atención a tu relación con la comida y con tu cuerpo, así como a la actividad física, el descanso y la gestión emocional, para logar una relación sana y equilibrada contigo mism@ a través de un proceso de autoconocimiento.

Desde que nacemos, aprendemos a través de la observación y la experimentación y, esto no es diferente cuando somos adultos. No podemos quedarnos en la teoría, para realizar un cambio, tiene que haber una motivación, una emoción (e-motion=movimiento). El cambio está implícito en la vida, la vida ES CAMBIO.

Pero también es cierto que tendemos a lo conocido, a lo familiar, a perpetuar automatismos. De ahí que los cambios se antojan complicados.

Por eso, te ofrezco caminar de la mano hacia un estilo de vida saludable, para que esa transición te resulte más sencilla, dándote siempre autonomía y el papel activo y protagonista que implica este proceso. Te propondré retos, desafíos y espacios de escucha que te lleven a la reflexión, a cuestionarte, para que lleves a cabo esos cambios tomando decisiones de manera consciente.

Cada día se nos presenta una nueva oportunidad para hacer las cosas de manera diferente, ¿te animas a conocer tus recursos, posibilidades, capacidades y habilidades para desplegar tu máximo potencial?

¡Te ofrecemos un plan de salud integral!

A día de hoy me siento afortunada por poder compartir este proyecto con Eduardo Lechuga de Boer. Formamos un equipo multidisciplinar desde una motivación y vocación de servicio compartida a nivel terapeútico.

¿Quién soy?

Ante todo, soy una persona que, igual que tú, ha transitado experiencias y caminos diversos y, a veces, complicados, probablemente similares a los tuyos.

Desde siempre, me ha apasionado el ser humano en su complejidad a la vez que el perfecto y armonioso funcionamiento de nuestro cuerpo desde el desarrollo embrionario y, sobre todo, en los primeros años de vida. Por eso me hice maestra, atraída por la fascinación que me produce el potencial del ser humano.

A raíz de ciertas experiencias vitales, decidí y comencé a implementar cambios en mi vida con el objetivo de recuperar mi salud. Además de mis decisiones y acciones, mi inquietud formativa se redirigió entonces hacia la salud y el bienestar.

A veces, nos vemos abrumados por la rutina y la rapidez con la que se suceden los días y en esa “rueda de hámster” que supone la vida actual en su mecanicismo, nos desconectamos de nosotros mismos para poner el foco en lo externo. En esa desconexión, dejamos de escucharnos y de prestar atención a las señales que nos ofrece nuestro cuerpo.

El cuerpo humano es increíble y tiene una capacidad de autorregulación y resiliencia asombroso, pero estamos expuestos a múltiples agresiones externas (e internas) que ponen a prueba nuestro equilibrio. Si nos desconectamos de nosotros mismos, perdemos la capacidad de percibir y escuchar las señales que nos envía nuestro organismo ante esos desequilibrios y, al no atenderlas, el cuerpo termina desarrollando sintomatología, trastornos o enfermedades.

En mi camino de vida, he tenido la oportunidad de experimentar esos desequilibrios aprendiendo a través de sus lecciones (a veces muy dolorosas) a estar más conectada conmigo y prestar(me) más atención.

Al comprobar en mi propio cuerpo la importancia de este estilo de vida por el que abogo, no he dejado de interesarme, investigar, estudiar y experimentar conmigo misma la relación entre nuestros hábitos y la salud en el sentido más amplio.

Por eso, el coaching nutricional me da la oportunidad de compartir el aprendizaje derivado de mi formación y experiencia vital en el ámbito de la salud y el bienestar y aunarlo con mi vocación, la formación y el acompañamiento. Y me siento afortunada por ello.

Formación certificada:

¿Quién soy?

Ante todo, soy una persona que, igual que tú, ha transitado experiencias y caminos diversos y, a veces, complicados, probablemente similares a los tuyos.

Desde siempre, me ha apasionado el ser humano en su complejidad a la vez que el perfecto y armonioso funcionamiento de nuestro cuerpo desde el desarrollo embrionario y, sobre todo, en los primeros años de vida. Por eso me hice maestra, atraída por la fascinación que me produce el potencial del ser humano.

A raíz de ciertas experiencias vitales, decidí y comencé a implementar cambios en mi vida con el objetivo de recuperar mi salud. Además de mis decisiones y acciones, mi inquietud formativa se redirigió entonces hacia la salud y el bienestar.

A veces, nos vemos abrumados por la rutina y la rapidez con la que se suceden los días y en esa “rueda de hámster” que supone la vida actual en su mecanicismo, nos desconectamos de nosotros mismos para poner el foco en lo externo. En esa desconexión, dejamos de escucharnos y de prestar atención a las señales que nos ofrece nuestro cuerpo.

El cuerpo humano es increíble y tiene una capacidad de autorregulación y resiliencia asombroso, pero estamos expuestos a múltiples agresiones externas (e internas) que ponen a prueba nuestro equilibrio. Si nos desconectamos de nosotros mismos, perdemos la capacidad de percibir y escuchar las señales que nos envía nuestro organismo ante esos desequilibrios y, al no atenderlas, el cuerpo termina desarrollando sintomatología, trastornos o enfermedades.

En mi camino de vida, he tenido la oportunidad de experimentar esos desequilibrios aprendiendo a través de sus lecciones (a veces muy dolorosas) a estar más conectada conmigo y prestar(me) más atención.

Al comprobar en mi propio cuerpo la importancia de este estilo de vida por el que abogo, no he dejado de interesarme, investigar, estudiar y experimentar conmigo misma la relación entre nuestros hábitos y la salud en el sentido más amplio.

Por eso, el coaching nutricional me da la oportunidad de compartir el aprendizaje derivado de mi formación y experiencia vital en el ámbito de la salud y el bienestar y aunarlo con mi vocación, la formación y el acompañamiento. Y me siento afortunada por ello.

Equipo

Eduardo Lechuga de Boer

Con una trayectoria de 20 años aportando mi dedicación a quienes buscan mejorar algún aspecto de su vida, puedo decir a día de hoy que esa chispa que me empujó en esa dirección está más viva que nunca.

La experiencia ofrece la facultad de poder sacar conclusiones certeras en el ámbito de la salud
, más aún cuando esa experiencia está alimentada por la búsqueda de respuestas y la inquietud de conocer.

Esto me llevó a estudiar distintos lenguajes que aportan su visión de la salud y de los mecanismos y causas que nos llevan a enfermar. Paradigmas médicos que no solamente no son excluyentes sino que suman valor para todo aquel que tenga el talento de amalgamar todo ese campo de conocimiento, labor que, dicho sea, no tiene final ni por lo tanto objetivo.

El cuerpo, la mente y cualquier otro modelo funcional que seamos capaces de definir, como el espíritu, son parcelaciones necesarias como camino a crear estructuras para comunicarnos, pero esa parcelación tiene que pasar a un segundo plano cuando nos planteamos mantener o recuperar una plenitud en el estado de salud.

Tampoco puedo cuestionarme a estas alturas que cualquiera de esos planteamientos esta truncado si no se prioriza el papel proactivo del individuo, ese precepto es lo que podemos englobar en lo que se conoce como Medicina del Estilo de Vida  y es el pilar central de la propuesta terapéutica.

Una última conclusión para terminar, el beneficio que se puede proporcionar a alguien que ha tomado la decisión de comprometerse con su salud se multiplica de forma mayúscula cuando se forman lazos entre los profesionales que cuidan de su proceso, por eso la posibilidad de colaborar con Elena en este proyecto tan fascinante es un regalo, para mi y para todo aquel que decida ponerse en sus manos y dejarse acompañar.

Programa de salud integral

 

Mediante los preceptos que sustentan la MEDICINA DEL ESTILO DE VIDA, te ofrecemos herramientas personalizadas destinadas a favorecer una vida plena y saludable de manera sostenible.

En ocasiones, existe malestar. Nuestro organismo señaliza, en forma de sintomatología, la necesidad de prestar atención y trascender la causa que ha desencadenado la respuesta de esos sistemas de alarma de nuestro cuerpo.

Estos síntomas, pueden incidir en la calidad de vida de las personas, por lo que, nuestra intención es acompañarte mediante un enfoque integrativo, para plantear e implementar propuestas y soluciones personalizadas, adaptadas a la particularidad de cada individuo.

 

¿Qué te ofrecemos?

Una propuesta personalizada para el cuidado de tu salud fundamentada en los siguientes aspectos:

• Un marco teórico y formativo basado en el profundo conocimiento de la naturaleza humana, porque sabemos que sólo entendiendo los procesos que provocan las alteraciones en nuestro organismo, es posible introducir cambios enfocados a recuperar la salud.

Esto nos permite ir a favor del potencial de adaptación del ser humano, en la búsqueda de estimular sus capacidades como forma de recuperar una vida plena y saludable, por encima de enmascarar los síntomas como manera de seguir sobreviviendo mientras su salud continua deteriorándose.

• Nuestro firme compromiso vocacional de estar al servicio de las personas que nos consulten, acompañándoles para que adopten un papel activo en su proceso.

Este aspecto es esencial y dista del abordaje que predomina actualmente, en el que el paciente se convierte en un elemento pasivo confiado a la suerte de que la persona/tratamiento en el que ha depositado su esperanza tenga éxito.

Nuestro objetivo es que sea la propia persona la que recupere las riendas de su salud implementando un estilo de vida coherente con su naturaleza, explorando sus capacidades y habilidades, conociendo sus propios recursos, desarrollando sus capacidades de resiliencia y aprovechando su potencial.

Bajo este paradigma, el paciente desempeña el papel protagonista implementando cambios para que el camino de la salud tenga un amplio componente experiencial.

• Apostamos por un acercamiento global y cercano al individuo para entender sus mecanismos. Sólo con una visión multisistémica podemos asegurarnos de no estar pasando por alto aspectos importantes para ofrecer soluciones a quienes deciden confiar en nosotros.
Tener en cuenta toda la historia personal que ha dado como resultado el estado en el que la persona acude a la consulta es esencial si el objetivo es generar cambios estables y duraderos.

• Ofrecemos los últimos avances en las terapias que manejamos. El acelerado ritmo al que avanza la ciencia nos permite utilizar técnicas con efectos indiscutibles. Los avances en neurociencia posibilitan situaciones en las que cada vez se conocen mejor los efectos de estas terapias sobre la capacidad del cuerpo de manejar información, y, dado que el objetivo de la mayoría de nuestras terapias es optimizar estas capacidades, nuestra labor debe ir acompañada siempre de una formación continuada en este campo.

• Incluimos la nutrición integrativa, que nos permitirá enriquecer el programa de salud del paciente con el sostén de unas pautas alimentarias más coherentes con su naturaleza y que apoyen este proceso desde la parte biológica teniendo en cuenta todos los estímulos y condicionantes que determinan su salud de manera global. Este acompañamiento nutricional personalizado tiene el objetivo de potenciar la capacidad de sanación del propio cuerpo.

• Y, por supuesto, una visión humanista del cuidado de la salud, en la que se valora la condición del individuo en todos sus planos y todas esas particularidades que nos convierten en seres únicos. El reflejo de esto es el trato cercano y la atención que dedicamos a todas las personas que nos visitan.

 

Si decides implementar cambios en tu vida enfocados a mantener un estilo de vida más saludable, quedamos a tu disposición para aclarar cualquier duda que tengas en relación a tu estado de salud, hábitos, estilo de vida, o cualquier área en el que consideres que podemos ayudarte.

¡Estaremos encantados de acompañarte! 

¿Qué opinan de mi acompañamiento?
Paula O.
Paula O.
Leer más
Si tuviera que elegir a alguien q me acompañara en un proceso de Salud ella sería la persona . Desde su propia experiencia, su gran escucha y su enorme corazón ... no se me ocurre alguien mejor
Adriana
Adriana
Leer más
Escucha y acompaña muy bien. Para mí es lo más valioso. El resto es caminar desde la confianza que se va creando cada día.
Paula S.
Leer más
Muchísimas gracias por todo, Elena. Me has dado el empujón que necesitaba para ir probando todas esas cositas alternativas que siempre me gustaron y que en algún momento dejé de investigar. Ahora me toca a mí. Leí hace poco en un entrenador que sigo gracias a ti que, en realidad, nadie puede hacer el trabajo por ti: ni un entrenador, ni tu asesora nutricional. Me dejas buenas enseñanzas, buenísimas recetas (cuando gane mi plaza te buscaré para proponerte crear un ebook total, jajajaj!) y la confianza que he tenido el privilegio de sentir contigo. Gracias por tu trabajo, tu buen hacer, tu sabiduría y tu simpatía. ¡Abrazo volador!
Edurne P.
Leer más
Elena ha tenido un trato personal impecable y una disponibilidad que me hicieron sentir acompañada, escoltada y apoyada. Respondió a todas mis dudas en todo momento y me ayudó, con el bonito encuadre del planing, a conectarme más con el autocuidado y el amor por mi misma a través de la alimentación.
Ana B.
Ana B.
Leer más
Quería contaros el motivo de porqué me puse en manos de Elena para que me ayudara con el tema de la alimentación. La conozco desde hace muchos años y he visto el esfuerzo que hizo al cambiar su forma de vida por ganar en salud. Cambió la forma de alimentarse, empezó a hacer deporte antes de ir a trabajar...en fin, un montón de cosas, que por aquel entonces, la gente que le rodeábamos no entendíamos muy bien.. Seguir leyendo
Gemma
Gemma
Leer más
Elena ha sido para mi todo un regalo tanto por su persona y acompañamiento recibido durante estos días, pero también por su sabiduría y experiencia ya que se percibe a la hora de transmitir y entender lo que te está pasando en cada momento. Estoy súper agradecida con todo lo que me llevo de ella y de este plan detox y con muchas ganas de seguir escuchándome y cuidar los alimentos que ingiere mi cuerpo. Este es el inicio!! Ya sabes que te quiero y con muchas ganas de poder hacer otras cosas juntas.
Anterior
Siguiente
Carrito de compra